Este método es eficaz para eliminar las adiposidades localizadas de manera no invasiva (es la alternativa a la lipoaspiración).
Esto se logra gracias a nuestro equipo que destruye las células adiposas mediante la emisión de ondas ultrasónicas.

Reducción en pocas sesiones: se reduce la grasa corporal de manera no invasiva con resultados semejantes a la liposucción pero como menos riegos.
Combate la Celulitis: modela el cuerpo y genera mayor colágeno en la piel además de estimular la circulación sanguínea. Los resultados que se obtienen mediante la Ultracavitación se manifiestan por una mejora progresiva de la piel de naranja.
La cavitación crea mircoburbujas que acumulan energía hasta romper las células adiposas. La presión ejercida sobre los adipositos acelera la metabolización y eliminación natural en el cuerpo.
Puede ser aplicada en la mayoría de las partes del cuerpo excepto en la cara debido a que podría resultar muy molesto el zumbido en los oídos que provoca el equipo. Los resultados comienzan a observarse desde las primeras sesiones ya que se alcanza una importante reducción del perímetro y eliminación progresiva de adipositos acumulados.
Las sesiones son semanales, tienen una duración de una hora y consta de 20 minutos de ultracavitación y media hora de presoterapia (drenaje mecánico con botas) que ayuda a acelerar la eliminación de las grasas destruidas durante la sesión.
Para poder alcanzar los efectos deseados se recomienda realizar entre seis a doce sesiones. En promedio se estima reducir según cada paciente 2 centímetros por sesión.
Como todo tratamiento estético, el mismo debe ir acompañado por una dieta y ejercicio acorde que permitirá lograr mejores resultados. El tratamiento no posee efectos secundarios y es indoloro. No es necesario aplicar anestesia. El paciente puede retomar sus actividades sin ningún tipo de dolor.

Preparación antes del tratamiento
• Beber dos litros por día dos días antes de la sesión.
• Realizar una dieta hipocalórica 4 días antes del tratamiento.
• No realizar ejercicio físico ni tampoco ningún tratamiento estético en la zona como ser drenaje linfático el mismo día de la sesión.

Durante el tratamiento
• Se medirá al paciente para conocer el perímetro de la zona a tratar.
• Se pasará un cabezal por la zona durante 20 minutos. El paciente puede sentir un cosquilleo o calor debido al rompimiento del tejido adiposo.
• Luego se procede a realizar un drenaje linfático (presoterapia) que ayuda a mover la grasa eliminada.
• Nuevamente se mide al paciente para controlar cuantos centímetros redujo durante la sesión.

• Embarazo
• Estados Infecciosos
• Lesiones del oído
• Heridas en la piel no cicatrizadas.
• Prótesis Metálicas
• DIU
• Personas con marcapasos, trastornos circulatorios o tromboflebitis.
• Epilepsia