La Mesoterapia consiste en la aplicación de diferentes activos mediante microinyecciones con el fin de mejorar el envejecimiento, la luminosidad, tensado, etc de la piel del rostro.

La médica evalua el paciente y aplica diferentes activos según la objetivo deseado. Se necesitan al menos 10 sesiones en forma semanal. Pasado el tiempo de tratamiento hay que realizar una sesión de mantenimiento.